¿Por qué tiene que reinar el extremo..? Sí-no, hoy-nunca, sol-luna.... muerte-vida... si todo se renueva y es periódico como la flor. Nosotros mismos nacemos y morimos todos los días. Somos estraldinos.

lunes, 24 de enero de 2011

Oferta nocturna

César López Claro


No es un turista japonés en Santa Fe
tiene los ojos achinados porque no duerme bien
el tipo de las sandías apoya sus pies cansados en la silleta
y los cajones claros descangayados *
se apilan orondos
como pedazos de luna en la oscuridad
las manos sobre la nuca durante el día
y en la noche bajo la manta se hacen lugar
dos por diez rezan los pizarrones
sandías verdes, rayones blancos
dulce pulpa fresca, semilla y cáscara
los pies hinchados
oferta por par



 * Lunfardo:
Achacoso, deteriorado, roto, estropeado.
*.*.*.*




*.*.*.*

César López Claro
(1912 - 2005)

Había nacido en Azul, provincia de Buenos Aires, pero ya en 1942 arribó con su esposa María a la ciudad de Rosario que lo adoptó como uno más de sus hijos. Fue profesor de la Escuela Provincial de Artes Visuales José Mantovani y también discípulo de los maestros Spilimbergo y Petorutti.

Su permanente búsqueda en el territorio de la plástica, se suma su participación en distintos movimientos por la paz, contra la guerra de Vietnam y por la defensa de los derechos humanos, y, por supuesto, su militancia en el Partido Comunista.

“Dentro de este período ‘Nueva Realidad’, hay dos colecciones: una de la serie de Los inundados, y la otra Los Traperos”, comienza a explicar Carli. “Él comienza a pensarlo y engendrarlo después de la apertura democrática. Como tenía una posición política y social definida en el comunismo, durante el período de la dictadura residió unos años en Buenos Aires y su obra quedó un poco en las sombras porque no la podía mostrar. Cuando se produce la apertura democrática, él empieza a hacer distintas colecciones dentro de este período Nueva Realidad que toma la técnica mixta como eje central de la producción, es decir, el collage: utiliza papeles, arena, maderas, para pintar una realidad que era la que él veía, la realidad de los más desposeídos”


Para quienes conocen obras de este artista, habrá que decir que títulos como ‘El triunfo de la muerte’ y ‘Proceso al proceso’, pertenecen a esta etapa. Sin embargo, las cuatro obras que se seleccionaron para la muestra de esta noche no son de las más conocidas, justamente con el objetivo de seguir descubriendo la riqueza de su producción.



*.*.*.*

3 comentarios:

Tanito dijo...

Bonita poesia, mi niña, y descriptiva. Esta vez la abstracción no se prestaba, pues ya se chiva el cuadro.
Me pisaste la idea, ladrona. Hace tiempo que tenía pensado hacer algo sobre los "cartoneros" del metro de Madrid, un oficio realmente de altísimo riesgo, pero aún no me decidí. Me cuesta mucho escribir sobre mi ciudad, se me acumulan los lugares, las ideas y los sentimientos y no sé por donde entrarle.
Un nuevo artista que me descubres. Ves como es facilísimo disfrutar con tus cosas. Lo haces todo atractivo y entretenido, pero tambien emotivo y concienciante cuando de algo triste se trata, como es el caso.
De nuevo mi admiracion por tu sabiduría al escoger inspiraciones y por tu talento para hacerlas versos (supongo que la poesía es tuya, igual meto la pata, pero suelo distinguirte bien).
¡Besazos, Flaca Linda!

Tanito dijo...

"Solo, fané y descangayao"
suele adornar las aceras;
El rostro triste, tapado,
para no ver sus miserias.

Contrasta su humanidad
con los relamidos trajes
que disfrazan la maldad
de los cabrones farsantes.

Los fríos y los calores
"acartonaron" su piel,
y se la pelan las voces,
lo que oye nó va con Él.

Para dormir ha erigido
de "cartones" un palacio,
donde da forma a su nido
y emborracha sus agravios.

A su paso nó miramos
de vergüenza que sentimos,
pues queremos olvidarnos
de que hay muchos, y están vivos.

Carol Love dijo...

Debo decirte que no es mi inspiración el cuadro, sino el vendedor de sandías en persona el que me invade la cabeza antes de acostarme o cuando voy en la moto, desde que presiento que lo voy a ver ahí -en el viaje de la casa de mi vieja hasta la mía- sea la hora que sea, siempre ahí, día y noche

qué buenos que están los versos que pusiste... es tan real, esos visten la pobreza que alimentan unos pocos... me encanta Tano, lo voy a poner en tu lugar dentro de mi blog


Beso enorme