¿Por qué tiene que reinar el extremo..? Sí-no, hoy-nunca, sol-luna.... muerte-vida... si todo se renueva y es periódico como la flor. Nosotros mismos nacemos y morimos todos los días. Somos estraldinos.

jueves, 20 de enero de 2011

Aldo Pellegrini (1903 - 1973)





La poesía y los imbéciles

por Aldo Pellegrini [20 de diciembre 1903 - 30 de marzo 1973]

La poesía tiene una puerta herméticamente cerrada para los imbéciles, abierta de par en par para los inocentes. No es una puerta cerrada con llave o con cerrojo, pero su estructura es tal que, por más esfuerzos que hagan los imbéciles, no pueden abrirla, mientras cede a la sola presencia de los inocentes. Nada hay más opuesto a la imbecilidad que la inocencia. La característica del imbécil es su aspiración sistemática de cierto orden de poder. El inocente, en cambio, se niega a ejercer el poder porque los tiene todos.

Por supuesto, es el pueblo el poseedor potencial de la suprema actitud poética: la inocencia. Y en el pueblo, aquellos que sienten la coerción del poder como un dolor. El inocente, conscientemente o no, se mueve en un mundo de valores (el amor, en primer término), el imbécil se mueve en un mundo en el cual el único valor está dado por el ejercicio del poder.

Los imbéciles buscan el poder en cualquier forma de autoridad: el dinero en primer término, y toda la estructura del estado, desde el poder de los gobernantes hasta el microscópico, pero corrosivo y siniestro poder de los burócratas, desde el poder de la iglesia hasta el poder del periodismo, desde el poder de los banqueros hasta el poder que dan las leyes. Toda esa suma de poder está organizada contra la poesía.

Como la poesía significa libertad, significa afirmación del hombre auténtico, del hombre que intenta realizarse, indudablemente tiene cierto prestigio ante los imbéciles. Es ese mundo falsificado y artificial que ellos construyen, los imbéciles necesitan artículos de lujo: cortinados, bibelots, joyería, y algo así como la poesía. En esa poesía que ellos usan, la palabra y la imagen se convierten en elementos decorativos, y de ese modo se destruye su poder de incandescencia. Así se crea la llamada "poesía oficial", poesía de lentejuelas, poesía que suena a hueco.

La poesía no es más que esa violenta necesidad de afirmar su ser que impulsa al hombre. Se opone a la voluntad de no ser que guía a las multitudes domesticadas, y se opone a la voluntad de ser en los otros que se manifiesta en quienes ejercen el poder.

Los imbéciles viven en un mundo artificial y falso: basados en el poder que se puede ejercer sobre otros, niegan la rotunda realidad de lo humano, a la que sustituyen por esquemas huecos. El mundo del poder es un mundo vacío de sentido, fuera de la realidad. El poeta busca en la palabra no un modo de expresarse sino un modo de participar en la realidad misma. Recurre a la palabra, pero busca en ella su valor originario, la magia del momento de la creación del verbo, momento en que no era un signo, sino parte de la realidad misma. El poeta mediante el verbo no expresa la realidad sino participa de ella misma.

La puerta de la poesía no tiene llave ni cerrojo: se defiende por su calidad de incandescencia. Sólo los inocentes, que tiene el hábito del fuego purificador, que tienen dedos ardientes, pueden abrir esa puerta y por ella penetran en la realidad.

La poesía pretende cumplir la tarea de que este mundo no sea sólo habitable para los imbéciles.

[Revista Poesía Nº 9, agosto de 1961]



*.*.*.* 


Sobre la contradicción

Si extiendo una mano encuentro una puerta

si abro la puerta hay una mujer

entonces afirmo que existe la realidad

en el fondo de la mujer habitan fantasmas monótonos

que ocupan el lugar de las contradicciones

más allá de la puerta existe la calle

y en la calle polvo, excrementos y cielo

y también ésa es la realidad

y en ésa realidad también existe el amor

buscar el amor es buscarse a sí mismo

buscarse a sí mismo es la más triste profesión

monotonía de las contradicciones

allí donde no alcanzan las leyes

en el corazón mismo de la contradicción

imperceptiblemente
extiendo la mano
y vivo.


extiendo la mano
*.*.*.*
La fiesta de las arañas

¿Ah sí, te has despertado?
una mañana prodigiosa abre de par en par las ventanas
el último árbol de la noche ha dejado una huella
sobre la piel de tu frente.

Sí, te has despertado
agitando tu manto de telarañas de sueño
ahuyentaste el tropel de ratas ciegas
que te roían dormida.

Ya estás despierta, ¿adonde vas ahora?
abandonas tu riqueza nocturna por el gran vacío del día
y con la pálida debilidad construyes tu marcha sin objeto.

Ya estás despierta, subamos
por la angosta escalera hasta el confín del tiempo
para sorprender allí a los minutos perdidos
fugados de la vida.

No
un brusco desaliento te detiene
frente al espacio sin cielo donde nieblas aterradas
con inexplicable dulzura
transforman en viento a los que avanzan.

Algas marinas de la esperanza
horas inútiles se ocultan tras la puerta dorada
las palabras se encadenan a un profundo secreto
el diamante del desaliento brilla hacia adentro
los que se atreven a sonreír pierden su lugar en el mundo.

¿Adonde vas sin mí? buscas tu fiesta única
tu borrachera de signos y cataratas
tu jaula de libertad
donde amigos desconocidos beben tus gestos líquidos
y el veneno te mira con ojos fosforescentes.
Prepárate para tu fiesta
la fiesta de las manos que se resquebrajan
la fiesta del sudor de los crujidos
allí donde el letargo de tu carne
se precipita en una oscura danza.

Tu fiesta es la fiesta de las arañas
que devoran ferozmente tu riqueza nocturna
para alimentar su miseria inagotable
allí sumergida en un olvido sin límites
comprarás motivos para tu risa
comprarás estruendo para llenar tu silencio


*.*.*.*

6 comentarios:

Tanito dijo...

Me gustan muchos tipos de música,principalmente en español (Jorge Cafrune, bárbaro, recuerdo su voz desde mi adolescencia, allá en la Edad Media). Apartando mi visceral pasión por el flamenco, de las demás músicas tradicionales hispanas siempre he sentido especial debilidad por el tango americano (no se me vayan a molestar tus vecinos uruguayos).
No tanto como a tí, pero yo a "Malena" también la "camelo" con locura. Lo canto con frecuencia (cuando nadie me oye, no quiero testigos de mis profanaciones).
Enre tantos hermosos tangos como hay, cuando me obligan a escoger uno, siempre va Ella por delante, seguida de cerca de "Por una cabeza".
Esto me ha hecho reafirmarme (ya ocurrió en otras ocasiones, recuerda lo de Rocío Márquez) en mi idea de que eres una "Bruja", bellísima y buena, pero "Bruja".
Imagínate, "Hada" y "Bruja" bajo la misma bella piel, el sueño dorado de todo hombre.
Gracias por tu lindo regalo, nunca me canso de escucharlo.
¡Larguísimo abrazo y cariñosos besos, mi Bruja....mi Hada!.

Tanito dijo...

Perdón, marré. Mi anterior comentario era para "AGUA QUE VA". Me da pereza cambiarlo. Aquí lo dejo.
Te comentaré sobre Pellegrini en otro.
¡Besos hasta que te aburras!

Carol Love dijo...

No problem primo

Tu intención es siempre clara.. como el agua clara Tanito, no hace falta que me expliques por qué me decís una palabra u otra, te gustan -como a mí- que hablemos sencilla y claramente de poesía, de música; que compartamos... y te agradezco de corazón que siempre andes cerca

Un super abrazote Tano...!!!

Tanito dijo...

De acuerdo con lo descrito sobre la "poesía" y la "poesía de los invéciles". Solo difiero un poco en el análisis que hace luego sobre la "poesía de verdad". Creo que no siempre hay que buscar en la poesía un significado tan profundo. En todo hay ramificaciones y las motivaciones pueden ser de muchos tipos, incluso en distintos textos del mismo autor, (quizá lo entendí mal). Lo de los invéciles lo suscribo al cién por cién.
Las poesías me han encantado. Hay quien cree que con la no-rima es facil escribir poesía. A mi me cuesta muchísimo escribir algo de esta forma que me parezca medianamente decente. Hay que tener algo especial para que salgan maravillas como las de Pelegrini, y tú lo tienes, ladrona.
Si me obligan a quedarme con una, me quedo con la de las "arañas", ¡bárbara!.

¡Un abrazo de tres vueltas por brazo, mi Hada!

Carol Love dijo...

El de las arañas es buenísimo, no? a mí también me gustó mucho.

No encuentro esa parte en donde habla de "poesía de verdad" pero no creo que esté hablando de los "temas" que toca cada autor, si no de lo sincero, de lo puro, de los orígenes que toque esa poesía. Ya sea de arañas o de bueyes perdidos, creo que piensa como vos, en el sentido que no todo lo escrito tiene que estar dirigido a temas existenciales, al menos no directamente.

La otra vez escribiste sobre un dibujo mío -el del amanecer- y no tuvo rima, quedó bellísimo igual que tus versos rimados.. Así que no te hagas el humilde Tanito...!! ya sabés: ...ajjjjjj...!!

beso enorme amigo

Tanito dijo...

Cielo, en mi poesía sobre "el amanecer" lo único que hice fue utilizar la misma metrica que habias usado tú en la tuya. Así mismo, si te fijas, los versos van rimados uno a uno con los tuyos. Así lo ideé desde el principio. Siendo así es normal que me quedara bien.
No me hago el humilde, es que es totalmente cierto que a mí me cuesta trabajo encontrar las formas para expresar mis sentimientos en verso, y hay ciertas formas de escribir con las que tiendo a disiparme y se me atragantan bastante. Por eso me gusta leeros a los que escribís de manera distinta a la mía. Tu eres el caso más enriquecedor para mí, pues tienes una originalidad y variacion admirable tanto en la forma como en la temática y en la presentación. Te admiro por esto y tal cual te lo digo, sin humildad ni puñetas, con confianza.
Cuando vi lo de los bolsos y los vestidos flipé, ¡llllooooooca!.
Lo de la "poesía de verdad" lo puse de mi cosecha para distinguirla de la poesía "de los imbéciles" (joder, ya me vale, ayer escribí "inveciles" dos veces. Orejas de burro y contra la pared).
¡Besazos, Primita Linda!.