¿Por qué tiene que reinar el extremo..? Sí-no, hoy-nunca, sol-luna.... muerte-vida... si todo se renueva y es periódico como la flor. Nosotros mismos nacemos y morimos todos los días. Somos estraldinos.

martes, 28 de enero de 2014

Poe/Spinetta

Edgar Allan Poe
(1809-1849)
Berenice




  Dicebant mihi sodales, si sepulchrum amicae visitarem, curas meas aliquantulum fore levatas.
 (Dijeron mis compañeros, si visitara la tumba de los amigos, mis preocupaciones se aliviarían.) Ebn Zaiat



 La desdicha es diversa. La desgracia cunde multiforme sobre la tierra. Desplegada sobre el ancho horizonte como el arco iris, sus colores son tan variados como los de éste y también tan distintos y tan íntimamente unidos. ¡Desplegada sobre el ancho horizonte como el arco iris! ¿Cómo es que de la belleza he derivado un tipo de fealdad; de la alianza y la paz, un símil del dolor? Pero así como en la ética el mal es una consecuencia del bien, así, en realidad, de la alegría nace la pena. O la memoria de la pasada beatitud es la angustia de hoy, o las agonías que son se originan en los éxtasis que pudieron haber sido.
















****

domingo, 26 de enero de 2014

Thomas/Dylan

Dylan Thomas
(1914-1953)
En mi oficio o mi arte sombrío


En mi oficio o mi arte sombrío
ejercido en la noche silenciosa
cuando sólo la luna se enfurece
y los amantes yacen en el lecho
con todas sus tristezas en los brazos,
junto a la luz que canta yo trabajo
no por ambición ni por el pan
ni por ostentación ni por el tráfico de encantos
en escenarios de marfil,
sino por ese mínimo salario
de sus más escondidos corazones.

No para el hombre altivo
que se aparta de la luna colérica
escribo yo estas páginas de efímeras espumas,
ni para los muertos encumbrados
entre sus salmos y ruiseñores,
sino para los amantes, para sus brazos
que rodean las penas de los siglos,
que no pagan con salarios ni elogios
y no hacen caso alguno de mi oficio o mi arte.


Versión de Elizabeth Azcona Cranwell


**

In my craft or sullen art...


In my craft or sullen art
Exercised in the still night
When only the moon rages
And the lovers lie abed
With all their griefs in their arms,
I labour by singing light
Not for ambition or bread
Or the strut and trade of charms
On the ivory stages
But for the common wages
Of their most secret heart

Not for the proud man apart
From the raging moon I write
On these spindrift pages
Nor for the towering dead
With their nightingales and psalms
But for the lovers, their arms
Round the griefs of the ages,
Who pay no praise or wages
Nor heed my craft or art.



****









*****

domingo, 19 de enero de 2014

'El Roto'

Magritte. La búsqueda de la verdad. 1966.



Con sus dos grandes ojos abiertos, la cola y sus patas traseras en una posición que pareciese incómoda al cuerpo humano, uno de los perros que quedaron en la casa, de la camada de nueve cachorros; observa directamente a los ojos míos.

‘El Roto’, delicadamente violento; el que mira la Luna, el que sortea leves olas en la orilla, el que no dice mentiras ni engaña: ¿cómo podría hacerlo con esos enormes y serenos ojos? El lenguaje sordo que utiliza frente a mí comprende también su cuerpo anaranjado, ¿cómo podría suponer falsedad en sus movimientos?

Pienso, quizá, aún si fuese natural conservar buitres o sanguijuelas pernoctando en el patio; consideraría igualmente noble y sincera su cercanía en comparación con algunos de nuestros especímenes humanos. Exceptuando en aquéllos, la intención; y en éstos, los ojos.







**

sábado, 18 de enero de 2014

Rata

Alberto Vázquez. Las ratas en las paredes.
http://alberto-vazquez.blogspot.com.ar/2010_11_01_archive.html





Para A.J.L.



Las ratas eran las dueñas
de aquella pieza de pensión.
Eran enormes como gatos
y chillaban por el pasillo nocturno,
parecían escapar propiamente de la locura.
Transcribí sobre la pared Die Ratten* de Trakl;
en franca aceptación de su inocente espanto.
Llegaban a mi puerta,
y sus uñas arañaban el cemento
incansablemente, intentando entrar,
noche tras noche.
Pero nunca me hicieron daño,
ni se aprovecharon de su gemido ensordecedor,
ni de los sonidos intimidantes de su cuerpo bruto
golpeando mis insomnios.
Pero vos sí, la más sigilosa de las ratas, vos sí:
porque yo misma abrí la puerta.








*Las ratas
de Georg Trakl.
(Bilingüe.)
Aunque es harto mejor la versión de Aldo Pellegrini
en Georg Trakl. Poemas. Ediciones Corregidor. 1972.
http://estraldina.blogspot.com.ar/p/georg-trakl.html

Las ratas de las paredes
de H.P. Lovecraft.



**