¿Por qué tiene que reinar el extremo..? Sí-no, hoy-nunca, sol-luna.... muerte-vida... si todo se renueva y es periódico como la flor. Nosotros mismos nacemos y morimos todos los días. Somos estraldinos.

lunes, 21 de abril de 2014

Dos lugares más adentro


Pieter Brueghel, el Viejo. Los peces grandes devoran a los pequeños. 






1
Ahora
lo que no sé es,
si esas pequeñas dichas
son grandes dichas
como aquellos lugares de la infancia no lo son
ciertamente en la vejez.


2
De la poesía
no es escribirla, sino pensarla.
La escribo para no tener que recordarla siempre
y para desolvidar.












****

3 comentarios:

El Santi dijo...

No es pensarla, sino escribirla.

Carol Love dijo...

Hay veces que me dan tanto asco los grupúsculos estériles,las élites artísticas, los ghettos culturosos que me abstraigo y me abstengo.

Pero te confieso, Santi, que la más de las veces es tan enorme el placer de contemplar un pensamiento diáfano, bellísimo, recién nacido colgando del techo sobre mi cama que, por nada del mundo me movería.
Porque escribirlo es rasgarlo, ya sé.

Quizá esto quiere decir que soy mucho más ociosa que poeta.

Por fortuna intuyo que sus visitas son más frecuentes cuando no quiero que cuando quiero retenerla.

La dejo libre y a ella le gusta, nos llevamos bien así.
Son formas de vivir nada más.

Saludos

Carol Love dijo...

agrego -y son los versos que le siguen-, hay poemas que los tengo meses en la cabeza y me los repito mientras ando por cualquier lugar.

Por eso los escribo: para no tener que recordarlos siempre, y para desolvidar.

No es una postura, no son versos que escribo porque suenan bien, estoy siendo sincera.