¿Por qué tiene que reinar el extremo..? Sí-no, hoy-nunca, sol-luna.... muerte-vida... si todo se renueva y es periódico como la flor. Nosotros mismos nacemos y morimos todos los días. Somos estraldinos.

sábado, 28 de abril de 2012

Hoja otoño viento otoño hoja

Picasso. Pájaros muertos. 1912.



Desde el seno amarillo de la hoja
Nace Otoño; triste astrágalo andariego
De él, el viento.

Lleva la hoja patea la hoja
Hasta el no ser,
Disuelve lo cierto.

Inevitable traicionarse de vez en cuando.
Un solo paso, tan sólo un soplo;
Uno se muere de ser uno mismo.




****

1 comentario:

Tano dijo...

Una hoja esquivó el no-ser...y llegó,...llegó hasta una primavera,...una primavera en donde "fue".
A esa hoja le llamaban "Princesa".


Umbrío por la pena, casi bruno,
porque la pena tizna cuando estalla,
donde yo no me hallo no se halla
hombre más apenado que ninguno.

Sobre la pena duermo solo y uno,
pena es mi paz y pena mi batalla,
perro que ni me deja ni se calla,
siempre a su dueño fiel, pero importuno.

Cardos y penas llevo por corona,
cardos y penas siembran sus leopardos
y no me dejan bueno hueso alguno.

No podrá con la pena mi persona
rodeada de penas y cardos:
¡cuánto penar para morirse uno!

(Miguel Hernández)


¡¡No veas tú si te camela el Tano !!